6- Prospectiva de análisis

1     

Prospectiva de análisis

 

Tanto la teoría de los actos de habla (Austin, 2004), como los aportes de la etnometodología, han acentuado la orientación del uso del lenguaje hacia la acción; y de acuerdo a nuestros supuestos teóricos, en los que los desarrollos de Michel Foucault (1969) tienen un lugar importante, lo que las personas hacen con sus discursos no está aislado de las condiciones de producción de sus enunciados.

Asimismo, es importante señalar que trabajaremos con el concepto de contingencia. Con ello hacemos referencia a las consecuencias no intencionadas que la dimensión performativa del uso del lenguaje abarca (Antaki, 1988). Para nosotras/os no se trata de establecer macro-estructuras explicativas del proceso político que analizaremos, sino de comprender las formas materiales y semióticas en las que el llamado nuevo protagonismo social se articula en nuestras prácticas durante el proceso de investigación.

En este sentido, trabajaremos con casos en los que a través de los relatos de los/as protagonistas de La Toma, y de las actividades realizadas en conjunto, nos permitan analizar funciones y efectos discursivos que van más allá de la mera descripción de una situación –ejemplo: ajustes en la producción narrativa, acuerdos en la realización de una actividad, etc.- y que no pueden ser considerados simplemente en términos de las funciones de una comunicación. De este modo es como pretendemos acceder al proceso de producción de subjetividad en acto.

Consideraremos también en nuestro análisis, el concepto de “acción conjunta” de Shotter (1993), es decir, analizaremos las maneras en que el diálogo con las/os protagonistas de La Toma durante la construcción de la narrativa va estructurando nuestras prácticas sociales y cuáles son las condiciones sociales –semióticas y materiales- que permiten o obstaculizan la construcción de la misma en nuestras relaciones mutuas. Asimismo, en la observación de nuestras acciones conjuntas, iremos registrando las prácticas que se han ido produciendo y en qué medida han sido significativas tanto para los/as participantes de esta investigación, como para el contexto –que implica no sólo las situaciones fácticas, sino las condiciones de posibilidad de las mismas en donde la dimensión deseante adquiere su sentido.

En resumen, se trata en nuestro análisis, de trabajar a partir de la construcción de la narrativa, las transcripciones de las entrevistas que realicen las/os CPC en Argentina –entrevistas que estarán subordinadas a la producción de la narrativa-, así como también la escena textual de la autoetnografía, además del trabajo textual que se haga a partir de las sucesivas  devoluciones que las/os protagonistas de La Toma nos vayan brindando.

 

En este trabajado pretendemos, de acuerdo con la tradición foucaultiana de análisis, poner en relación los micro-procesos de producción de sentidos, con la dimensión política –que en nuestro caso abarca: el sentido político de las prácticas de los movimientos sociales, y lo político como una dimensión intrínseca a la psicología social (Ibáñez, 1993)- de estos procesos, es decir, a través de la identificación del funcionamiento de dispositivos –conjunto de reglas y relaciones de poder- que constituyen las condiciones de constricción pero también de posibilidad para que lo contingente se produzca.

 

Una herramienta que consideramos útil para esta tarea, es la propuesta por Spink (2006), quien en ello sigue a Bakhtin (1994), relativa a los géneros de habla, entendiendo por ellos los discursos propios a los diversos dominios del saber-hacer –académicos y militantes. Para Bakhtin, los enunciados implican la presencia de interlocutores, presentes, pasados y futuros: “cualquier enunciado es el eslabón de una cadena formada de manera muy compleja por otros enunciados” (Bakhtin, 1994:69). Como tal, un enunciado siempre es hablado o escrito a partir de un punto de vista. Pero ese punto de vista es simultáneamente resultado de la creatividad del acto singular y del tipo de enunciados a que pertenece: “Naturalmente, si visto de manera aislada, cada enunciado es individual, sin embargo cada campo en que el lenguaje se utiliza desarrolla enunciados típicos y relativamente constantes. A éstos se los llama “género de habla” (Bakthin, 1994:60). De este modo, es como encontramos un encuadre en nuestra investigación para analizar las formas estables de enunciados –académicos y militantes- y los usos singulares que de ellos se hacen. Abrimos de este modo la posibilidad de analizar las formas como la singularidad puede articularse durante la producción narrativa, interrogando sus posibilidades y sus aporías durante el transcurso de la investigación.