13. Narrativa Ingo

Narrativa Ingo: Amar más que uno

 

Hace 20 años vivo en Barcelona, soy originario de Frankfurt, mi nombre es Ingo, tengo 50 años, estudié antropología y vine a estudiar un Doctorado en Sociología, ahora si la universidad me llama para hacer alguna investigación la realizo pero generalmente me dedico a los idiomas y a la homeopatía. Actualmente vivo en Canyelles con E, una mujer que tiene 42 años y llevamos 2 de relación, es profesora de geografía, inglés y alemán, y actualmente goza de un año de maternidad en su país pues tenemos un hijo de 2 meses: M. Mi otra pareja es L, tiene 26 años, llevo 7 años de relación y es geóloga, actualmente esta buscando trabajo, vive en Barcelona pero nos vemos dos o tres veces por semana y pasa uno o  dos fines de semana aquí en Canyelles. Nos conocemos todos, tenemos el proyecto en un futuro de mudarnos juntos pero por ahora no, ahora la prioridad es el bebé

 

Por otra parte también esta mi hijo Ey que tiene 10 años es hijo Mio y de C una pareja que conocí 15 años atrás, nos separamos hace tres y ahora llevamos una nueva relación en función de Ey, nos llevamos muy bien, y aunque quisiera tener una relación con ella, respeto su decisión de haber terminado y por ahora solo somos dos amigos que pueden llamarse “ex”, yo la amo como mi expareja, como madre de mi hijo y aunque me interesaría amarla un poquito más, ella no lo desea, pues para ella esa fase conmigo ha terminado.

 

La casa donde vivo actualmente la construí yo, en la parte de arriba están las habitaciones, la de Ey, una oficina y la mía con E, y en la parte de abajo una más para visitas. C vive a unos 10 minutos de la casa, así que Ey entra y sale de ambas; el conoce a L y a E, en cuanto a la presentación, yo no llego con el y le digo mira ella es mi pareja o algo, no hace falta, desde que Ey tenía 2 o 3 años conoce a L, esta en su entorno, y no se plantea -¿cómo debería llamar a esta persona?- No, la ve y dice, -Ah es L- y ya está, tampoco se pregunta cual es la relación o quien está con quién, no hace falta, el ve y es suficiente; al menos hasta ahora aun no lo pregunta, lo ve muy normal, en esta casa ve a mucha gente, fluidez de personas y es normal, ahora vive con nosotros un bailarín de Río de Janeiro que llega a las 4 de la mañana y no le parece mal.

 

Los niños no se plantean el asunto de la moralidad, no juzgan, por ejemplo si pasara ahora mismo un hombre volando enfrente de nosotros, empezaríamos a replantearnos todo y para un niño sería tanto como decir –Ah, otra cosa que no sabia y ahora la se-, eso sería todo, son muy abiertos no juzgan insisto, y eso es maravilloso, deberíamos ser un poco más niños de vez en cuando.

 

Ey está conmigo martes y jueves, con C lunes y miércoles y los fines de semana nos turnamos, esto lo decidimos los tres, así tenemos días libres para hacer lo que deseemos, (aprender idiomas algún curso, salidas…) y a él también le gusta, una semana cada uno se le hacía muy larga y si tenemos los medios, la flexibilidad laboral y en la relación para turnarnos de esta manera, me parece perfecto, el niño también pone sus pautas tiene una vida social impresionante y esta contento.

 

Cuando se enteró que iba a tener un hermanito estaba feliz, ya que en la nueva relación de C hay un niño de 5 años, así que Ey también deseaba tener uno en casa y aquí esta ya, es su hermano y lo quiere, a veces le llama más la atención, otras ve hacia esa -nueva criatura- y le parece aburrido, pero esta contento, para el es una alegría Ey sabe que soy su papá que C es su mamá y que ahora estoy con E, que tiene a su hermano M y que también esta L, sabe que del otro lado tiene un nuevo padre y un hermano de 5 años, así que para él, las relaciones sociales en ambas casas son amplias y muy variadas

 

A nivel social no tenemos problemas, a diferencia de otros amigos donde varios son papás y mamás del mismo niño o niña, aquí no sucede eso y como no vivimos juntos, pues separo mi vida privada, es decir en la escuela soy el padre de Ey y C su madre, L o E no tiene nada que ver en se círculo, no complico las cosas y aunque es un pueblo pequeño la gente ve tal vez pero no pregunta, al menos a mi no me han dicho nada, la gente es muy decente, si en algún momento revierte sería en la escuela, que una profesora nos dijese algo, pero C y yo vamos a las juntas, reuniones, pues también debemos enviarle un mensaje al niño: Hijo estamos aquí y te apoyamos los dos.

 

Y de la familia extensa, pues mis padres ya murieron, L no va con sus papas a decir mira soy así y hago esto, si el tema sale, se habla, si la gente pregunta se le responde, no es cuestión de hacer una cruzada, una lucha Pro-poliamor. Con E la relación es muy joven, de dos años, y aun no ha habido la necesidad de hablar con los padres, pero si ellos estuvieran aquí, y ven que entro, salgo y no duermo aquí en las noches, sinceramente, que no pregunten, no tengo 20 años y no tengo necesidad de decirles –yo soy así-

 

En cuanto a mis amigos, ellos me conocen, saben como soy lo que supone ser quien soy, no es que sea mi verdad, ni que vaya cuestionando lo establecido o cuestionando lo “normal”, yo no voy por el mundo hablando de poliamor, los que sabe lo que es, lo saben, creo que la reacción de la gente ante el poliamor sería la misma que se tiene ante el racismo o la homosexualidad, miedo a lo desconocido.

 

De hecho, yo no sabía que esto se llamaba poliamor, me fui enterando que se llamaba así con el tiempo, que los gays iniciaron esto, que fue en San Francisco pero yo vivo esto desde hace mucho tiempo, tenía 17 o 18 años la primera vez, estaba en un campamento con una chica, a ella le gustaba otro chico de ahí mismo, empezaron a abrazarse a tomarse de las manos y el me dijo que mi hermana era muy agradable, para mi, esto no  supuso ningún problema.

 

Vivo mis relaciones a largo plazo, tuve una de los 20 a los 32 años con una mujer, al inicio funcionaba el poliamor, luego ella cambió y jugamos los papeles convencionales de la monogamia, sentí que me perdí un poco, siendo tan joven, pues sabía perfecto que  tenia que volver a mis ideas a las que me surgieron a los 17 años, así que la relación se rompió, por muchos factores, yo era joven, no quería estar solo con una persona, viviendo una realidad que no quería vivir.

 

Y me preguntó, dónde están los modelos culturales de vivir en pareja, no existen, si quieres te lees a Simone de Beauvoir para saber un poco, pero eso solo es teoría, generalmente no tienes a nadie en tu entorno familiar para poder comparar y decir –Ah mira, esto esta bien, es mi estilo. Conforme pasa el tiempo te das cuenta que la gente en efecto lo practica, pero a escondidas, eso para mi, no vale, es horrible, aun cuando socialmente es “aceptable” pero bueno, cada quien tiene su fuente de excitación, aun así yo no lo considero para mi estilo de vida

 

Así que tras romper esta relación conocí a C quien desde el inicio me dijo que no deseaba ni celos ni posesiones sino vivir su vida y eso era perfecto para mí, desde ahí estuve feliz. Claro el hallar a las personas es difícil, conocer a alguien es complicado, que le parezca bien este estilo de vida y que te resulte atractiva, la probabilidad es bajísima.

 

En mis relaciones me considero una persona muy flexible, que no discute si no lo considero importante para mi, soy flexible y si no se esta de acuerdo, se negocia, lo que en definitiva defiendo es mi libertad de decisión, lo que yo deseo, mientras no tomen nada por hecho de mi, o decidan por mi.

 

Un problema que tuve con E fue que cuando vivíamos aquí C, L y yo entraban y salían muchas personas, aquí vivían y teníamos relaciones aunque estuvieran los otros, E decía que prefería su intimidad, antes era mi casa, ahora que es de los dos, pues lo acepto es un compromiso y si no me supone problemas puedo ceder y no pasa nada, me veo con L en otros sitios, claro, cuando vivamos los tres esto cambiará y hablaremos.

 

Nos mudamos aquí y obvio cambio todo, por que me convertí en padre de nuevo, hay necesidades inmediatas y una continua tensión; a las vidas que tienes fuera del sitio donde vives, pues les brindas mas o menos tiempo y atención. E tiene amigos que viene a verla de Alemania pero por ahora ella no tiene una relación estable con otro hombre o mujer, ahora yo estoy más en casa que hace tres meses cuando M no estaba, antes nos movíamos un poco más, aun así tratamos de hacerlo, pero hay limitaciones, por ejemplo E no se puede desaparecer mas de 3 horas porque M necesita comer, (le doy el biberón por la noche para que ella pueda descansar; o si sale ella también se lo doy) ahora estamos más cansados, es algo práctico, L viene y nos ayuda lo fines de semana, aun así la  importancia ahora es cuidar a M, estar con Ey; las otras personas un poco en segundo lugar, en cuanto a tiempo, no a nivel de compromiso ni emociones, solo en lo práctico.

 

Algún, no problema sino problemática que hubo con L es que se había enamorado de una persona que no estaba de acuerdo con la perspectiva de poliamor, fue más que nada el conflicto que tenia con él y las emociones que tenia hacia mi, en aquella época vivía solo y tal vez la necesitaba más pero ella no pudo estar conmigo porque la otra persona se lo impedía, yo me sentí un poco apartado y también me alejé para que ella pudiera vivir y disfrutar esa relación, desafortunadamente llego a su fin, pero ella se planteó una serie de dudas en cuanto a su capacitad de llevar a cabo el proyecto de poliamor. Si a mi una persona me dice me voy 6 meses a Perú y regreso, para mi no hay problema, la gente tiene cosas que hacer, pero hay gente distinta, ella no sabía si podía con ello o no, y eso sucede, puedes vivir el poliamor y descubrir que no es para ti, y no pasa nada.

 

Con el bebé y L no hay problemas ni cambios drásticos, ella viene como antes, es cuestión de hacerle saber que lo nuestro sigue bien y que no se acaba, hacerla sentir parte de esto, no ser excluyente, ni por otra pareja  u otra circunstancia (M por ejemplo) eso no cambia lo que tu tienes, la relación que has hecho, claro cambió en el hecho de que me pase una semana en el hospital y de repente tienes que estar un poco ausente y hacen falta llamadas, cuidar tu relación, por ejemplo a las dos horas de nacido de M fui a ver a L; es transmitir a la otra persona que la quieres, que las cosas están igual o incluso mejor que antes, pues las relaciones crecen con estas nuevas personas, no tiene que ser un tema recurrente en el poliamor, es asegurar al otro que las cosas van bien, y si algo te molesta lo digas, que no crezca, que no suceda que después de mucho tiempo no puedas hablar del tema o con la persona, la comunicación en el poliamor como en cualquier relación es muy importante. Fue mayor cambio el que yo no tenga tiempo para establecer una relación de pareja con otra persona. En cuanto a E y L, se conocen desde hace mucho tiempo y se llevan bien también.

 

M es algo muy especial que E ya había descartado, se separo de su ex hace dos años y medio y con 40 años pensó que no tendría hijos, somos amigos desde hace mucho y cuando nos vimos de nuevo, yo le decía, tonterías si queremos podemos planearlo nosotros, yo tengo 50, que más da. Ella vivía en Alemania y nos veíamos cada 28 días buscando el bebé, yo no tenía prisa, ya tenia uno, así que lo concebimos viajando, puede que hasta en París, ahora no sabemos si queremos más hijos, ella tiene 42, pero si es así deberíamos plantearlo ya, pero no hubo plan ni habrá. Y en cuanto a L ya veremos si tenemos hijos, no es algo que descarte pero no lo haremos por ahora, si Dios quiere lo tendremos, habrá que esperar, a ver como ella se desarrolla puede que quiera o no hijos, o tenerlos con otro, no lo se, pero si un día ocurre, maravilloso, por ahora no lo sabemos.

 

Las tareas de casa no tienen una división como tal,  hay tendencias, si alguien sabe más de un aspecto que el otro, pues esa persona lo hace, no es una norma, pero si tu sabes mejor limpiar la piscina por ejemplo, porque sabes de química, pues hazlo, eso no significa que sea trabajo de hombre o mujer, yo no se si la piscina es hombre o mujer, el jardín no tiene el pasto cortado porque a nadie le gusta hacerlo, esta bien, entonces, nadie lo corta, si algo esta sucio y es invivible limpiamos, si hay pañales sucios pues el que tenga tiempo o el que ve que hace falta va y pone la lavadora, si hace falta comida para el resto de la semana y tu estas cocinando, pues lo haces, haces pasta, y si hay vegetales le pones y si no, pues no se los pones y ya esta. El que trabaja fuera de casa hace compras y el que esta dentro pues le toca ser amo de casa aunque es un trabajo poco agradecido, yo he sido amo de casa y se de lo económico, de la limpieza; de las compras se hacen cuando se puede y como se puede, te pones un poco de acuerdo, pero no hay una división, no hay que ponerse estrictos, es: Lo que uno puede, cuando puede y lo que le apetezca más a uno hacer.

 

En un futuro esperamos vivir aquí los tres, que E tenga a alguien más en su vida, yo con L que L tenga a alguien mas también, ya veremos, la idea es vivir juntos, aunque no hemos probado el asunto de la convivencia, pues con L se trata de dos personas que se quieren y viven en sitios diferentes, puede ser que si las cosas siguen tal cual a L le convenga más por su situación actual y mi también me parece perfecto que ella vaya y venga, además es pequeña le faltan cosas por vivir, ella quiere disfrutar más su vida de soltera, si viene a vivir con nosotros, sería estar casados y el compromiso es distinto. Y de M el sabrá que hay papá Ingo y mamá E, si L se mudara es cuestión suya si quiere ser también mamá de M

 

Hemos hablado mucho sobre las etiquetas de la relación, en cuanto a la primaria, la secundaria etcétera, pensamos que si nombras: tu primero, tu segundo suena a jerarquías a orden y nuestra relación no es así, desde luego que no es, no es: el primer marido, el segundo, el que llegó después, es solo una persona más. Ahora vivo con E pero eso es casualidad, no es que seamos la pareja principal, de hecho, yo he estado más tiempo con L y ahora con E tengo un hijo, en fin, sería complicado de definir, es como los hijos, tienes a tres y los amas a los tres por igual, para mi no hay jerarquías no me planteo decidirme o inclinarme por alguien, no tiene sentido.

 

Así, poliamor para mi es querer a más de uno y vivir el compromiso que esto supone, eso es todo, el compromiso, pues cada uno sabe como lo construye con la persona, es estar por esa persona, ser consiente tu de lo que el otro significa para ti, ser fiel a ti y tus sentimientos, ser franco, abierto, no jugar con cartas escondidas, y eso, eso es amor, no poliamor, si luego la manifestación de este amor se da poli, bueno, pues para mi perfecto, el que tu ames en tu relación, eso ya es una definición en si, la diferencia del enfoque es solo: amar a más de una persona.

 

Si puedes amar a personas, respetarlas como son, no quitarles la libertad de movimiento lo cual es muy importante para mi, y si estas interesada en el bienestar de esa persona como máximo, no en tu bienestar, aunque por supuesto eso revierte en ti, entonces la gente que te rodea esta contigo porque quiere y están bien, crecen y encima crecen en una dirección que no es la tuya necesariamente, pero forman parte de ti, es genial, por eso es posible tener a más de uno porque no los ves como objetos, no soy tuyos y tu no eres dueño de nadie, al menos yo no soy dueño de nadie.

 

Un amigo hace un par de años decía, -Wow que poliamorosos somos- pero en realidad no teníamos a nadie más en nuestras vidas, pero eso no hace falta, lo importante es tu postura ante la pareja, de no controlar, no quitar la libertad al otro, dejar que el otro se mueva libremente.

 

Y esto último se me hace muy importante pues hay personas que desean hacerte cambiar, este es un tema muy recurrente en el poliamor, tenemos reuniones en bares y distintos sitios y se  comenta que muchas veces una es la idea que se tiene y otra la práctica que se hace de ella, ejemplo, si te enamoras de una persona que no esta de acuerdo con el poliamor, que te pide exclusividad, ¿qué haces?, ¿te frenas, te replanteas tu postura,  te adaptas a ello? Entonces puede pasar que tu tengas la postura del poliamor pero no que no encuentras a nadie que la comparta, todos queremos seducir y ser seducidos, ese juego es muy bello, pero hay que jugarlo limpio, decir como eres y que te gusta, puede que no estén de acuerdo o que si, o que se interesen, y si no funciona sigues buscando, hay que moverse en los círculos adecuados; para mi no ha sido difícil pues me muevo en el medio, hallar entonces no es difícil pero tener éxito con ellos si, eso depende de cada uno

 

En cuanto al sexo, al menos como yo lo experimento es para disfrutarlo, con la persona que este debo tener una buena sensación, debe gustarme, y debo tener una relación con ella, a mi me gusta la inteligencia, seducir, ser seducido, ser aceptado como soy y respetado, por lo tanto el sexo para mi no puede ser casual solamente, yo primero ligo con la cabeza, con el intelecto y si esto conlleva al físico, perfecto pero esto tiene que ser regular, frecuente y obvio, eso no sería casual.

 

Finalmente el concepto de familia, aun siendo antropólogo no había reflexionado sobre el, creo que la definición clásica católica que dice que debe ser un cierto número de personas y niños se ha deshecho, hay que buscar un nuevo concepto de familia, ahora puedes tener hijos a los 60, de padres del mismo sexo, in Vitro, adoptarlos, en fin antes esto era  socialmente imposible, el concepto tradicional de familia como unidad económica y emocional que hace que crezcan las otras generaciones puede ser, pero esto creo que tampoco existe ya, al menos no para el mundo posmoderno postcapitalista, aunque claro están los neoconservadores rescatando los valores, a la familia, podría ser que familia sea como mínimo la convivencia pero tampoco, pues familia pueden ser amigos, creo que lo dejaría en una unidad económica de sobrevivencia, mis amigos no preguntarían por familia, pues parto de la idea de que me conocen, y si es una persona más externa, respondo dependiendo el contexto. A mi, si alguien me pregunta por E, L, M, Ey o incluso C es gente que quiero por supuesto, y eso es todo, así las denomino.