Articulo Construcción del significado de poliamor y familia en personas que practican relaciones poliamorosas a través de narr

 

 

 

Construcción del significado de poliamor y familia en personas que practican relaciones poliamorosas a través de narrativas

 

 

 

 

 

Giazú Enciso Domínguez

Universidad Autónoma de Barcelona

Carrer del Hospital No. 40

Barcelona, España

650.46.47.56

 

 

Resumen

 

 

A través de este artículo se explorarán los diferentes maneras en las cuales las personas que practican relaciones poliamorosas construyen significados sobre el concepto propio del poliamor y familia, creando una definición conjunta que permita la mejor comprensión de los conceptos desde un lugar situado; también se rescatan los elementos que contienen las relaciones poliamorosas a saber: honestidad, compromiso, visión sobre le sexo, sobre las jerarquías dentro de la relación y los planes a futuro . Por otro lado describiremos las prácticas cotidianas que se derivan de estos significados que imponen un orden distinto al del patriarcal pero no escapan del todo; todo esto visto desde los conocimientos situados construyendo una narrativa final para lograr una mejor comprensión del fenómeno. Se dejan abiertas líneas a investigar como parentesco, vínculos filiales y explicar más a fondo los roles de género que de estas relaciones emanan

 

Palabras clave

Poliamor, familia, conocimientos situados, narrativas

 

Abstract/keywords

 Falta completar

 


Introducción

 

El término poliamor es acreditado a Morning Glory Zell una sacerdotisa pagana a finales de los 80’s en un discurso pronunciado por ella aunque la idea sobre el poliamor viene del discurso de los 70’s y se ha visto más en la literatura  a partir de los 90’s y recientemente incluido en el diccionario Oxford. (Haritaworn, 2006) Se acuñó este término y no otra palabra, pues de haberse hecho la traducción total en griego, poli –muchos y  amor, se explica que le hubiese dado una carga negativa, patológica y estigmatizada y es justo esto, lo que se deseaba evitar; de ahí que se haya unido poli con el término latino amor. (Klese, 2006), recordemos que dentro de la sociedad existen parámetros sobre el cómo vivir, qué recursos tener, que prácticas sociales son aceptadas o no, etcétera, todo ello bajo los términos de normalidad/anormalidad (Rose en Pujol & Montenegro, 2003)

 

Los movimientos de comunas de los 60’s y 70’s fueron actores importantes al experimentar nuevas formas de relaciones,  hogares, sexualidades y políticas lo que derivo en críticas sociales de familia, monogamia y propiedad privada. (Haritaworn, 2006) Y aunque se formaron las comunas con fines protestatarios, terminaron con propuestas como la del poliamor (Carandell, 1977) El Poliamor surge en la concurrencia de un número de discursos de emancipación sexual que actualmente tratan de promover lenguajes, pautas éticas proponer estilos de vida, relaciones sexuales e intimas; alternativas que vayan mas allá de la “Monogamia compulsiva” (Haritaworn, et al.  2006)

 

Entonces definimos poliamor como una forma de relación donde es posible, valido y vale la pena mantener  relaciones intimas y sexuales a largo plazo normalmente con múltiples parejas de manera simultanea Aclarando que no responde a preferencias sexuales, no es sexo casual o swingers. (Haritaworn, et al. 2006)[1] nos acercamos a esta definición ya que el trabajo de estos autores es justamente una crítica e introducción al poliamor, a diferencia de distintos trabajos que dibujan y avanzan en otras vertientes, a través de este trabajo nos aceraremos aun a definición construida i situada de poliamor, donde incluiremos los elementos que la definen como tal.

 

Revisando los distintos puntos de vista sobre poliamor y familia, Weston nos dice que el elegir una relación poliamorosa puede o no implicar la visión de familia y crianza. El poliamor tiene potencia para dibujar imágenes más complejas acerca de elegir una familia e imaginar como serían (Weston, 1995 en Klesse, 2006), y a través del presente nos aproximaremos a este dibujo, sus estructuras y su cotidianeidad

 

Diversos autores han tratado el tema del poliamor, se ha visto como refuta las concepciones monogámicas, proponiendo una ética sexual (Klesse, 2006) mientras que Sheff por una parte construye una objetividad femenina y analiza el poder de la mujer en las relaciones poliamorosas (2005) y por otra nos dice como dentro de la relación de poliamor, los hombres simultáneamente redefinen su masculinidad y resisten la hegemonía masculina (Sheff, 2006), Nöel (2006) nos habla de  la diversidad en el poliamor y Haritaworn & Lin & Klesse (Haritaworn et al. 2006) nos hacen una introducción critica del poliamor,  puntos de vista y políticas

 

Haritaworn y sus colegas nos dan también un panorama de las investigaciones que se han realizado como la de Angela Willey’s con su artículo ‘Christian Nations, Polygamic Races, and (White) Women’s Rights’ documenta como las ideas modernas sobre el amor y otras afectividades fueron formuladas desde/con el apoyo de una ciencia positivista y racista, Sik Ying Ho ve las formas que en se pueden negociar en los espacio sociales los aspectos no monógamos y las normas sexuales y de genero; apunta por una teoría donde se congenien los contextos individual y de circunstancias de vida. Ani Ritchie and Meg Barker exploran la interrelación entre el lenguaje y las prácticas de relaciones, identidades y emociones, construcción de un nuevo lenguaje poliamoroso, finalmente las autoras nos presentan a Dossie Easton en una entrevista con Klesse hablando sobre celos, violencia doméstica, relaciones de género en el poliamor (Haritaworn, et al. 2006).

 

El hecho de practicar este tipo de relaciones así como nos abre diferentes comprensiones, , también conlleva a conclusiones apresuradas y en su mayoría erróneas, aseveraciones como la falta de compromiso, de madurez, de capacidad para establecer una relación monógama, de ser normal, acatarse a las normas, adaptación, venir de una familia disfuncional o el pensar que tu pareja actual no “vale la pena” o no es “suficiente”, como comenta Haritaworn, (Haritaworn, et al. 2006) patologizarte, no confiar en ti y fotografiarte con padres disfuncionales. Aun cuando existen argumentos como los de Klesse quien asegura que los poliamorosos suele ser quienes tienen menos parejas sexuales que las personas que practican la monogamia (Klesse, 2006)

 

Tras este tipo de aseveraciones, este estudio explora los diferentes maneras en las cuales las personas que practican relaciones poliamorosas construyen significados de poliamor y familia, lo cual nos dará una visión situada y nos arrojará los elementos que rescatan como primordiales: la honestidad, la percepción que poseen de sexo casual, jerarquías, y planes a futuro dentro de estas relaciones del poliamor; también nos acercamos a  las prácticas cotidianas que se derivan de estos significados a partir de la construcción de narrativas. Esto nos dará una visión más completa sobre ambos conceptos para acerarnos a una mejor comprensión del poliamor.

 

Metodología

 

A lo largo de los años ha habido una especie de «lucha» entre las opciones: cualitativo y cuantitativo, y hasta hace no mucho, la investigación, como nos dice Iñiguez (2004), estaba bajo los estándares exclusivamente cuantitativos

 

La popularidad de los métodos cualitativos radica en que en ellas se muestran a palabras de Iñiguez (2004) “(…) todos aquellos instrumentos analíticos que descansan en la interpretación. (…) estos procedimientos se adecuan perfectamente al buscar la comprensión de los procesos sociales, más que su predicción, o si se prefiere, al buscar dar cuenta de la realidad social, comprender cuál es su naturaleza, más que explicarla. (Iñiguez, 2004, p. 3) Así, a través de una metodología cualitativa nos acercaremos al las personas que ejercen relaciones poliamorosas para explorar las diferentes maneras en las cuales personas que practican relaciones poliamorosas construyen significados sobre el concepto de poliamor y familia.

 

Así mismo se describirán los significados que tienen de poliamor y familia, las prácticas cotidianas que se derivan de estos significados y se construirá una narrativa que de cuenta de los significados que se tienen de poliamor y familia

 

Raza, género y clase, son algunos factores que influyen en quién, cómo cuando y dónde se produce el conocimiento, todo ello justificado y escondido detrás de la objetividad/neutralidad (Hernández, 2005) La objetividad data desde el ámbito científico donde el conocimiento es definido como: forma de acceder a la realidad, busca algo que quiere ser conocido, descubierto (Pujol, Montenegro, 2003). Mientras que Haraway nos dice como la ciencia es un producto cultural, fruto de relaciones de poder y hace una mezcla de reflexiones epistemológicas y la historia cultural de la primatología con artículos políticos denunciando la presunta objetividad científica (Prins, 1995)

 

Haraway (1991) hace una crítica a la forma de acceder al mundo, descarta la idea de dividir en cuerpo y mente para introducir una de carácter semiótico-material de la corporeidad, estos cambios nos permiten “pensar en las  redes de relaciones entre cuerpo, discurso, conocimiento y poder, con implicaciones para la actividad investigadora e interventora.” (Pujol, Montenegro, Balasch, 2003, p. 12) Esta perspectiva de Haraway (1991) nos dice que articulando estos elementos podemos producir conocimientos; en su libro Ciencia, Cyborgs y mujeres nos dice que no debemos posicionarnos en un solo y absoluto lugar, ni en todos para hacer valido el conocimiento, también deshecha la idea de la objetividad positivista que nos dice lo sagrado, intocable e incontaminado que debe supuestamente ser y estar el conocimiento. (Prins, 1995) Nos propone el pararnos de manera situada, no   representar la realidad que esta fuera, ajena, no reflejar, ni replicar, sino que esa realidad es producto de la conexión  parcial entre el objeto de estudio y la investigadora, y se pluraliza el término por hablar de experiencias, de lenguajes cuya riqueza radica en la diferencia/semejanza que hay en ellas (Montenegro, Balash, 2003)

 

Propone de esta manera “Yo quisiera una doctrina de la objetividad encarnada que acomode proyectos de ciencia feminista paradójicos y críticos: la objetividad feminista significa, sencillamente, conocimientos situados.” Haraway, 1991, p. 224) Esto nos permitirá producir una serie de significados en cuanto a un fenómeno como en este caso nos arañe, el poliamor, que nos permite “la difracción como apertura de otros espacios de comprensión y producción de significados donde el énfasis recae en los efectos que se desprenden, en términos políticos, del conocimiento producido” (Montenegro, Balash, 2003, p.45), Esto, también nos permite hacernos responsables de esa conexión a nivel ético y político al no colocarnos por encima de la persona y no crear esa relación de dominación (Pujol, Montenegro, Balash, 2003) La propuesta para no caer en estas relaciones son las producciones narrativas (PN) que lejos de colocar posiciones verticales, ya sea por que el poder lo tenga el de arriba(dominador) o por que pensemos que estando abajo(dominado) la visión es mejor(Haraway, 1991), sino que lo convierte en un trabajo conjunto

 

Ahora bien, esta metodología parte de Batjin al asumir “una perspectiva dialógica en la que pone énfasis  en la dimensión heteroglósica y responsiva de cualquier producción lingüística” (Balash, Montenegro, 2003, p. 45) esto es que el lenguaje es una actividad con un contexto ejercida de manera responsable, así es como las producciones narrativas, el lenguaje toma una importancia fundamental cuando se reúnen a generarlas, al construir la conexión no solo entre el investigador y el participante sino “las múltiples voces que son convocadas para la producción del relato. (Balash, Montenegro, 2003, p. 46) No es dar voz a unos cuantos, no es actualizar discursos, ni pasar un micrófono en un auditorio o rescatarlos, sino construir una historia desde un lugar determinado al determinar un contexto, pero no desde una persona. (Fuss, 1989 en Balash, Montenegro, 2003) La propuesta de Haraway del testigo modesto hace posible estas conexiones parciales que logran una mejor comprensión de los problemas o fenómenos desde las narrativas. (Haraway, 2004). Así al finalizar se tiene un texto “híbrido” que no habla de la “verdad” no es opinión personal o conjunto de discursos, sino una visión situada partiendo de la riqueza lingüística y de una posición, lejos de ser inocente, atravesada por etnicidad, clase, geografía, edad…(Haraway, 1991) .Las narrativas dan una posición diferente tanto a la participante como a la investigadora que analiza tensiones, perspectivas y da una compresión, abre espacios y produce significados (Balash, Montenegro, 2003) que es justamente lo que se pretendió realizar en esta investigación.

 

Procedimiento

El contactar con los participantes resulto todo una aventura, desde el inicio, el buscar bibliografía me parecía misión imposible al colocar en buscadores no aptos el concepto poliamor, se desviaban en automático a paginas pornográficas, chats para ligar entre otros, la forma de contactar preguntando de persona a persona o acercarme físicamente fue un fracaso pues llevaba poco tiempo en Barcelona y mi red era muy reducida, así que la idea fue a  través de páginas de Internet, grupos sobre poliamor y establecer contacto con los participantes del mismo mediante correo electrónico o llamado telefónico.

 

Las personas con las que se construiría las narrativas debían ser dos personas mayores de edad (18 años) que practicaran las relaciones poliamorosas en Barcelona España, y tuviesen hijos sin importar la edad de estos, ni tomar en cuenta criterios como escolaridad, sexo o preferencia sexual de ninguno de los participantes, ya que no buscaba una muestra representativa sino establecer una conexión parcial con la participante, entre el objeto de estudio y la investigadora,  como ya había comentado nos propone Balash y Montenegro (2003) al decir que la realidad no está afuera, no es ajena, sino que es producto de esta misma conexión.

 

Más tarde hallé la página poliamor.net donde una chica de Washington D.C. activista, de nombre Julliettette (Julie) tenía un blog sobre el poliamor, sugería libros y abiertamente colocaba su correo electrónico, no dudé en escribirle, haciendo la debida presentación (Hola mi nombre es Giazú Enciso, estudio en la UAB…) y preguntando si estaba interesada en participar en mi investigación explicándole brevemente sobre ella, su respuesta fue más que perfecta, no podía hacerlo en ese momento, pues acababa de tener dos semanas atrás a su bebé, y eso era justo lo que necesitaba, personas que ejercieran el poliamor y tuvieran hijos, tenía ya una de las potenciales personas con las que coproduciría la primera de dos narrativas, pero aun faltaba preguntar completar el acercamiento y hallar a la segunda persona.

 

El tempo fue pasando y por cuestiones personales me dedique como prioridad a buscar un empleo, esto me ocasionó que perdiera de vista mi master como prioridad, y lo colocara en un segundo plano. La mayor consecuencia: perder el contacto de Julie y por tanto una oportunidad para hallar a la segunda persona. Finalmente y después de llamadas, mensajes vía móvil y correos electrónicos reestablecí la comunicación y pese a lo complicado que fue ajustar horarios por mi trabajo y su bebé logramos conocernos en Sitges, su casa, pues aun seguía interesada y dispuesta

 

Cabe recalcar que al perder un poco el contacto no encuadré las circunstancias de la entrevista (tiempo delimitado, lugar, grabadora…) ni terminé de conocerla para saber como era su vida actual (si continuaba con su pareja, cuantos miembros eran…) e ir con decisión y convicción a la primer entrevista, esto derivo en XX cuestiones.

 

La primera, que al llegar a Sitges tras dos intentos de acuerdos telefónicos por tomarnos un café, ella insistió en una comida, con lo cual la charla estuvo atravesada por frases como: -Desea más vino-, -Para quien es el gazpacho-, -Que rica se ve la ensalada- pero considero que ayudo a lograr un acercamiento cotidiano, relajado con frases como –Salud por nuestro encuentro-, -A mi también me gustan las ensaladas- u otras que nos iban implicando y jugaban con la compatibilidad, no hubo silencios incómodos, al contrario, si se llegaban a hacer era por que ambas comíamos pero el ánimo por seguir hablando de ambas, no decayó en ningún momento.

 

Segundo que al vernos, ella con ese ánimo por hablar y preguntar, inicio preguntas sobre mi investigación, de qué se trataba, así como comentarme sobre su familia desde el –hola- en la estación hasta sentarnos en el restaurante, me estreso un poco, pues quería grabar desde el primer segundo de su descripción, mi táctica, desviar la conversación al clima o lo lindo de la ciudad, esto durante los 25 minutos que nos tomó perdernos caminando y hallar el sitio. Una de las salvaciones el que estuviera acostumbrada a dar entrevistas y aceptara con cotidianeidad la grabadora.

 

Y tercero que en ese camino de estrés Sitgeteano me comentó que su “marido” estaba trabajando, -me cuestionaba si era en verdad poliamorosa, si no había sido un pasado-; me dijo que Laura, la “amante” de su marido acaba de dar a luz – y continuaba mi estrés pensando, ¿no era ella la embarazada? ¿Es su amante o su otra pareja? Afortunadamente al sentarnos  e ir hablando las dudas se disiparon con calma e información sin suposiciones.

 

En cuanto a la segunda narrativa, fue realizada a Ingo, un amigo de Julie cuyo contacto fue sencillo, a los dos días de haber entrevistado a Julie me envió sus datos, contesto él y su pareja (que definiremos como E) con teléfonos, definiendo su actual situación y los integrantes de su relación, insisto en aclarar que cumplía los criterios establecidos y que no buscábamos representatividad, el entrevistar a un hombre fue, azarosamente enriquecedor; tras la experiencia con Julie, propuse un café una vez más, pero las circunstancias de tener a un recién nacido de 2 meses decidieron que la entrevista fuera en casa, con las implicaciones de trasladarse a Canyelles, E amamantaba al bebé en la sala e inicié la narrativa sin problemas y con reglas establecidas a Ingo en la terraza

Mis narrativas finales fueron a saber Julie e Ingo, quienes a continuación doy una breve introducción descriptiva para tener un punto de partida.

 

Julie

Mujer de 42 años, nacida en Washington DC médica tradicional de profesión, actualmente traductora, estableció una relación desde hace 14 años con Ronald, informático de 42 años nacido en Inglaterra, de los cuales 11 años llevan de casados. Roland mantiene una relación con Laurel de 43 años médica homeópata madre biológica de Mayan de 4 meses. Viven los 4 en la misma casa en Sitges.

 

Ingo

Hombre alemán, antropólogo de profesión, profesor de idiomas, 50 años, mantuvo una relación con C durante 15 años que ha terminado, tuvo un hijo con ella de nombre Ey, hombre de 10 años, actualmente tiene dos relaciones, una con L geóloga buscando empleo de 26 años establecida hace 7 y una con E con quien vive ahora funcionaria alemana profesora de 42 años y tiene un hijo llamado M de 2 meses, vive actualmente con E y M en Canyelles, a 10 minutos de la casa de C; Ey se turna entre las casa de papá y mamá. L tiene su casa en Barcelona

 

Guión

A la par de reencontrar mí muestra se construía una guía para tener una especia de esqueleto de la conversación, esto no tiene la misma función que la entrevista, no es un formato pregunta respuesta sino una directriz sobre la conversación para no fugarse de la misma y rescatar los elementos que buscaba construir. Una sesión donde la participante y la investigadora  con un pequeño guión prediseñado comentaríamos sobre el tema, con ayuda de una grabadora y se recogerían las ideas.

El guión fue memorizado por temas como se sugirió durante las clases y no por preguntas estilo interrogatorio, esto supone una estructura previa pero no así un orden estricto en los temas abordados. Al hacerlo con Julie y estar comiendo no hubo oportunidad de sacar un papel con los temas por el contexto en el que fue realizada. Con Ingo la soltura fue mayor y había un armazón mental de temas y preguntas, el guión quedo como sigue[2]:

 

1. Pedir permiso a los participantes sobre la grabadora así como su autorización para el uso de la información

2. Presentación de mi, y mi trabajo, explicación de las narrativas

3. Poliamor: Vida actual, constitución de su red, espacio definición de poliamor, familia, convivencia

4. Cotidianeidad, vida previa al nacimiento de los bebés

5. Familia, definición de la situación actual

6. Preparación final, encuadre, preguntas o aclaraciones para ambos,

7. Fecha de la próxima entrevista

 

Se procedió a textualizar, es decir tomando las ideas de las participantes y utilizando sus recursos lingüísticos, armé un texto con lo recabado, lo cual no es una transcripción, es rescatar la forma de las ideas expresadas. (Montenegro, Balash, 2003). Al iniciar la transcripción inicial reorganicé los temas, dando vida a un texto escrito en primera persona, esta en ambos casos se envió vía correo electrónico pues ambas me comentaron que sería más fácil virtual que presencial por diversas circunstancias, básicamente: los horarios, los bebés y la ubicación (Sitges y Canyelles) aun así el compromiso que demostraron fue sólido y me tranquilicé al saber que mi muestra no desaparecería a mitad de coproducción[3].

 

Entregué la narrativa a las participantes para que las leyeran, en el correo hacía hincapié en que el texto era suyo que podían cambiar lo que deseasen, comas acentos, palabras, párrafos, aumentar, disminuir… lo que consideraran pertinente, que si tenían alguna pregunta ellos podían realizarla con confianza y finalmente realizaba preguntas que me surgían para complementar o aumentar la información que poseía o aclarar datos como edades o nombres. En estas textualizaciones se le da un carácter de re-construcción al lenguaje, lo hace entendible, cotidiano, le da carácter dialógico del que habla Batjin (Balash, Montenegro, 2003) y la corporeiza (Haraway, 1991)

 

Este último punto se repitió cuantas veces fue necesario hasta que las participantes quedaron satisfechas con la versión construida. La narrativa de Julie tomo 4 versiones y la de Ingo 2, ambos quedaron satisfechos con los cambios y contentos con la redacción, las correcciones fueron similares, corrección de nombres, eliminar un par de frases y ninguno cambio el orden general de la narrativa.

 

Así al finalizar obtuve un texto “híbrido” que no habla de la “verdad” no es opinión personal o conjunto de discursos, sino una visión situada partiendo de la riqueza lingüística y de una posición, lejos de ser inocente, atravesada por etnicidad, clase, geografía, edad…(Haraway, 1991) recordando que las narrativas dan una posición diferente tanto a las participantes como a la investigadora que analiza tensiones, perspectivas y da una compresión al fenómeno, abre espacios y produce significados (Balash, Montenegro, 2003). Una vez terminadas y aceptadas las narrativas se procedió al análisis de las mismas

 

Implicaciones ético-políticas

Una de las críticas que se le hace a las narrativas es que dan voz, crean colectivos de pseudo-participantes y lo dicho se subsume a sus propias categorías de análisis, sin embargo, Haraway critica esta postura de corte positivista diciendo que ellos interpretan ejercen el poder y conciben al sujeto como quien denuncia (Griffiths, 1995 en Montenegro, Balash, 2003)  mientras desde el conocimiento situado se  crean conexiones para que surjan las narrativas, a lo largo de este trabajo hemos visto como las participantes escapan a esta representatividad con sus propios discursos al situarse y decir que es su perspectiva, su forma de ver y vivir el poliamor.

 

Las narrativas lejos de dar voz, junto con la investigadora articulan la posición de la participante, construyen una mirada se consideran responsables a nivel político al considerar la agencia de ellas; la investigadora textualiza y devuelve la narrativa, existe la oportunidad de cambiar, aproximar, focalizar las ideas de las participantes (Montenegro, Balash, 2003). A diferencia de la entrevista donde no se toma en cuenta al participante o no tiene ese derecho de replica, esa voz.

 

Balash y Montenegro (2003), no dicen como los relatos en lugar de ser totalmente de la participante o tomada la interpretación de la investigadora, crean un texto híbrido a través del lenguaje como actividad para construir, sin tomar la idea de individualidad y crear una comprensión del fenómeno alrededor de una serie de acontecimientos, como una manera de entender las cosas, no tomar y plasmar, no representar, no interpretar o dar mi punto de vista.

 

Importante también recalcar que el conocimiento en las narrativas como comenta Gadamer, “se produce no por la igualdad entre la investigadora y el objeto investigado sino, al contrario, por la distancia entre ambos horizontes, cosa que genera la necesidad de un acto interpretativo” (Gadamer, 1975 en Balash y Montenegro, 2003, p. 47) esta horizontalidad que nos habla también se rescata en la no dominación ejercida por la investigadora, partiendo de una sociedad donde aun se valora el positivismo y las ciencias duras, no somos expertos del tema ni tenemos el conocimiento o la verdad en nuestras palabras.

 

El hacer narrativas da a la participante el poder decidir si desea o no ser incluido como autora de la misma, en el caso de Julie ella comentó que su vida era pública por el mismo blog que maneja y que no tenia ni ella ni sus parejas problemas con que apareciesen sus nombres tanto en la narrativa como en el trabajo en si, a diferencia de Ingo quien dijo no tener problemas con su  nombre pero pidió respetar la privacidad de sus parejas, que aunque tal vez ellas dirían que si, el no podía opinar por ellas. No se toma su participación como dato ni como reproducción del mundo o de un discurso disponible en él y apuesta por abrir ventanas de oportunidad, crear espacios de comprensión donde se produzcan significados-

 

Los objetivos de esta investigación están redactados con palabras que contribuyen a construir estos significados lejos de tratar de conocer la verdad de o dar voz a las relaciones poliamorosas, tampoco se trata de caer en el rol de quien denuncia o ayuda  en un papel asistencial ante un grupo minoritario que desea ser escuchado para finalmente intervenir a su favor. Esta investigación construirá, hablando de un nosotras, las participantes y la investigadora desde una perspectiva parcial y situada, los significados, las maneras en que hemos construido un conocimiento desde la particularidad y el contexto específico de ambas.

 

En cuanto a las cuestiones políticas las acciones a seguir son muy variadas, desde publicar en el blog de Julie las narrativas o el artículo final, hasta llevarla a una mesa redonda en sus sesiones mensuales para comentar algún aspecto que llame la atención, para ello, el hecho de que alguien este investigando al poliamor, en vez de cuestionarlo que es como en algún momento se había sentido (Ingo, 2009)

 

Al tratar de explicar a las otras mi tema de poliamor, más concretamente las relaciones que existían, matrimonios, uniones, relaciones, quienes vivían dónde, fechas y otros datos, mi primer recurso fue el pictórico, la sorpresa: ver que una herramienta útil para trabajar con familia, el genograma, no contaba con lo necesario para poder incluir estas formas de relación y convivencia, mi alternativa, crear uno con opciones como matrimonios o uniones simultaneas, madres y padres sin representar una adopción, entre otros, lo cual me recordó la preocupación del padre de Julie al darse cuenta que jurídicamente no estaba respaldada puesto existía la opción de colocar dos madres o dos padres en el registro de Mayan (2009), acciones políticas por hacer, existen y muy variadas, activistas poliamorosos trabajan en ello y espero en la medida de lo posible adentrarme y contribuir en un presente un tanto inmediato.

 

Resultados

 

En este apartado se presentan los resultados obtenidos después de haber realizado las dos narrativas; a través de este análisis, construiremos una definición de poliamor a partir de los significados que se tienen de este concepto, así como rescatar los elementos emergentes del mismo; por otro lado construiremos el concepto familia, también a través de la percepción de las personas que ejercen el poliamor; todo ello a la par de entramar las percepciones de las participantes y construir esta tercer narrativa que de cuenta de ello.

 

Construyendo una definición situada de Poliamor

Se han dado definiciones varias sobre poliamor, a lo largo de este análisis construiremos una que se acerque tanto al punto de vista de los investigadores antes citados, como a las de nuestros participantes

 

Por una parte Sheff (2005) nos dice que el poliamor es una forma de relación en la que las personas tienen múltiples parejas -romántica, sexual y afectivamente hablando- que a diferencia de la swingers tiene su énfasis en el largo plazo, las relaciones intimas a nivel emocional y con énfasis en la honestidad e  idealmente la divulgación completa de la  red de relaciones sexuales a todos los que participan en ella, tanto hombres como mujeres cuyo derecho a terceras parejas es su principal distinción con la poligamia. Mientras que para Nöel (2006) es una estructura de relación en la que una persona puede optar por el amor, tener relaciones sexuales con más de una persona a la vez  y se comunican abiertamente estas decisiones; Haritaworn lo describe como una forma de relación donde es posible, válido y vale la pena mantener la relación (por lo general a largo plazo) íntima y sexual con múltiples parejas simultáneamente. (Haritaworn, et al., 2006)

 

Julie (2009) nos habla de una visión compartida donde la importancia radica en ser abiertos, en vivir de una manera libre, sin poner limites arbitrarios ni a ti misma ni a tus parejas, donde se puede tener amigos hobbies, profesiones, carreras y parejas, lo que se desee con tal de seguir el sueño como individuos y no dejar de ser quienes somos. Defiende su postura de poliamor como única, donde los límites, normas y distribución del espacio físico son decisión de cada relación.

 

Por su parte, Ingo (2009) simplifica la idea con la frase “poliamor para mi es querer a más de uno” para él es vivir el compromiso que este querer supone, es estar por esa persona, ser consiente de lo que el otro significa para ti, ser fiel a ti y tus sentimientos, ser franco, abierto, no jugar con cartas escondidas, claves para no solo el poliamor sino el amor en sí.

 

En esta serie de definiciones encontramos factores en común como lo son:  tener relaciones múltiples, simultaneas, que se pueden tener de manera afectiva, intima y sexual, donde todos deben tener pleno conocimiento, cuya honestidad es básica así como la visión que comparten a largo plazo. Sin embargo tres aportaciones de Julie (2009) e Ingo (2009) son relevantes para complementar la definición al hablar de a) un compromiso que se adquiere, b)donde la importancia radica en el bienestar del otro –sin poner limites- y c)el logro de las metas son importantes.

 

También deseo enfatizar el hecho de no recalcar dentro de la definición de mis participantes el tema del sexo casual al no verlo como un problema o tópico relevante o condicionante, se hizo más énfasis en el compromiso )Ingo, 2009)y en seguir los sueños o ser felices compartiendo el proyecto de vida dentro del marco de poliamor(Julie, 2009)

 

Después de analizar las diferentes definiciones de poliamor anteriormente citadas y los estudios hasta ahora realizados podríamos decir que poliamor es:

 

Una relación/compromiso múltiple, única, honesta y simultánea a largo plazo incluyendo los niveles afectivo, intimo y emocional con pleno conocimiento de los participantes de la totalidad de la red; donde el respeto y bienestar del otro juegan papeles  prioritarios en la misma.

 

Concepto de familia

Baranchuck (2001) nos dice que lo que atraviesa a la sociedad, también atraviesa a la familia, pues esta es una expresión de sensibilidad de cada momento histórico, nos hace replantearnos, no solo  como personas –individuales- sino en nuestras relaciones, en pareja y en familias, Alfonsa nos dice que “reflexionar en torno a las nuevas realidades familiares obliga a repensar términos como: sexualidad, amor, género, poder; valores como solidaridad, fidelidad, individualismo; estilo de crianza de los hijos; los vínculos, la conexión con el otro; cuestiones nucleares que afectan nuestra identidad como sujetos.” (Rodríguez, 2001, p.1)

 

Anteriormente teníamos definiciones de familia tales como “una pareja casada u otro grupo de parientes adultos que cooperan en la vida económica y en la crianza de los hijos(as), la mayor parte de los cuales, o todos usan una morada común” (Levi Strauss, 1995, p. 114), o la quenos da Kinsley Davis (Hamel, 2006) quienes la definen como la institución que satisface las necesidades y funciones sociales que aseguren reproducción y supervivencia o la que nos da Burgres y Locke (Hamel, 2006) definida por parámetros como: a)compuesta por personas unidas por lazos matrimoniales (marido y esposa), de sangre o de adopción (padre e hijo), b)que deben vivir juntos los miembros de ésta en un hogar. (Las dimensiones pueden variar desde la familia numerosa hasta la sola pareja de cónyuges) y c), deben desempeñar las funciones prescritas socialmente y aprobadas por los individuos y la a interacción de esas funciones da unidad a la familia.

 

Sin embargo Julie (2009) desde el poliamor nos define familia como una invitación por elección a una o varias personas que viven contigo, comparten todo (dinero, hijos, salud sexual, labores cotidianas y otros temas importantes), que si bien comparte las partes de convivencia, crianza, cooperación en la vida económica y morada en común, no es una visión compartida por todos los poliamorosos, Ingo (2009) nos dice que ahora puedes tener hijos a los 60, de padres del mismo sexo, in vitro, adoptarlos… y en definitiva las definiciones de familia no son bastas para incluir a todos o son tan generales que no diferencia entre la convivencia, los lazos emotivos o las unidades económicas de sobrevivencia que es como el define el concepto. Actualmente decimos que hay “modelos familiares” por que no hay un patrón uniforme con respecto a la familia, ella va cambiando y nos muestra distintas formas de convivir, se ven en los censos, y esto demuestra un signo de cambio (Rodríguez, 2001, Alberdi 1999) Así las relaciones poliamorosas nos muestran sus distintos modelos familiares,  y hablo de distintos al tener diversas comprensiones de familia dentro de los mismos que ejercen el poliamor al igual que el concepto de poliamor, es único no obedece reglas prestablecidas pues cada familia defines sus normas a nivel interno y no respondiendo a los patrones sociales establecidos. Esto, pesé a que algunos autores consideren a estas nuevas familias como sin valores, con lazos frágiles de pareja y añorando modelos patriarcales (Baranchuk, 2001), así la solidaridad surge como un valor, las redes se extienden ante los diversos modelos y se crean parentescos diversos como los vistos en la familia de Ingo (2009) cuando nos comenta que su hijo Ey sabe quien es su papá, su mamá, sabe que tiene dos hermanos, quienes son los padres; sabe que existen sus parejas y para él las relaciones sociales en las casas donde vive son amplias y muy variadas, relaciones de apoyo que persisten con medios como los virtuales, sociales… etcétera que abren pueras y comprensiones para estos modelos de familia. Aun así Ingo no se apropia del concepto y comenta que el termino familia  no lo incluye, para el existe gente que quiere y nada más (Ingo , 2009)

 

Vemos que no podemos dar una sola definición o comprensión de familia pues hay elementos que se rescatan dependiendo de las reglas o lo tipos de vida, de proyectos que tiene los participantes pero si es la convivencia de las personas poliamorosas como estructura familiar es un modelo de familia. Arriagada (1997) nos dice que uno de los incuestionables puntos acerca de la familia es su permanencia como institución que considera que al haber sobrevivido a los cambios del siglo XX, implica que aun con estructuras diversas y cambios de funciones que susciten tensiones ante un mundo de opciones que la familia deberá enfrentar, esta no perecerá. Y esto mismo lo comprobamos al ver que de las relaciones de poliamor surgen familias poliamorosas y no la desaparición misma de familia.

 

Elementos del poliamor

Jerarquías

El movimiento feminista lanza una crítica al matrimonio como la institucionalización de la propiedad del hombre sobre la mujer y, en cambio, eleva los valores de las relaciones (Haritaworn, Lin, Klesse, 2006). Con la promoción de estas ideas llevadas a cambiso en las prácticas tendríamos una relación basada en la igualdad y autonomía versus dependencia y complementariedad (Rodríguez, 2001). Uno de esos cambios para evitar la relación vertical y de poder entre hombre y mujer sería eliminar las jerarquías, Julie (2009) nos dice que en su relación no existe diferencia entre ella y Laurel o la las relaciones que existen dentro, que son iguales, independiente del  tiempo o historia que tenga con Roland cada una, y nos comenta que el argumento que tiene parejas para realizar estas diferencias es para sentirse cómodas y proteger el matrimonio, pero Julie dice que esto no garantiza ni el éxito ni la permanencia de ninguna relación y el aceptar que colocar una etiqueta de importancia no implica permanencia, es algo fundamental para ellos en el poliamor. Ingo (2009) nos dice que en su relación han hablado sobre colocar etiquetas que discriminen entre una pareja primaria, una secundaría… y comenta que el nombrar suena a orden y definitivamente no es lo que ellos son, si viven en algún momento dos o tres personas, o inviertes más tiempo con una pareja u otra, es casualidad, no prioridad (2009)

 

Julie (2009) también nos comenta que si una cuarta pareja entrara a sus vidas lo compartiría todo, tendría derecho y obligaciones en su proyecto de familia y si bien al inicio sería una especie de desequilibrio no es algo que no se compensé con el tiempo, así las jerarquías son desestimadas en estas relaciones de poliamor

 

Sexo casual y planes a futuro

El tema del sexo casual pese a no ser extremadamente relevante al definir es de interés al ver dos aspectos, uno el como se hace una diferencia tajante entre ser poliamoroso (bueno) y ser promiscuo/swinger (malo). Klesse (2006) dice que la diferencia radica en definir a una persona promiscua como irracional, narcisista, egocéntrica, incapaz de estableces relaciones, poco responsable y que no vale la pena. Nos dice que ese miedo de ser confundidos por swingers, o parejas que tiene sexo casual es latente y tiene una connotación negativa, ya que ellos no tienen interés en estable relaciones íntimas, a largo plazo, con cercanía emocional. Ingo (2009) respalda estas aseveraciones al decirnos que para tener una relación sexual debe tener una buena sensación, debe gustarle, y debe tener una relación con ella más allá de la física, nos dice que elementos como la inteligencia son primodiales y que en definitiva el establecer una relacione previa, regular y frecuente, no es sexo casual

 

Dentro del estudio de Klesse (2006) nos hae notar como tema reiterativo el énfasis en disminuir la importancia  en el sexo, Julie (2009) dice que no se trata de sexo casual, pues ella y su familia, desde el inicio y hasta la fecha buscan relaciones duraderas, afectivas y profundas, su objetivo es  hallar una pareja, pues si se tratase de solo sexo, eso se tendría con cualquier persona.

 

Para los poliamorosas la sexualización de la amistad  puede funcionar y elevar el nivel a una de pareja o terminar por no funcionar y seguir llevando esa relación de amistad inicial, sin que esto signifique sexo casual, muchas veces puede ser el inicio de una larga relación, discurso que comparte con otras comunidades (gay, lesbianas, bisexuales, queer) (Klesse, 2006).

 

En cuanto a los planes a futuro, Levi Strauss nos da principios universales de familia, uno de ellos es un matrimonio reconocido y duradero. (Levi Strauss, 1995) y un aspecto de las relaciones poliamorosas es el elemento de dibujarse a largo plazo, compartir proyectos y sueños (Julie, 2009) error es el pensar que son fugaces al plantear su base sobre el sexo o esperar fantasías sexuales o tomar ventaja de las posiciones de apertura (Klesse, 2006). Como hemos visto ya, el sexo casual o cotidiano no constituye una base para establecer este tipo de relaciones, contrario a ello, ambas tiene planes a futuro similares que son continuar con sus relaciones y convivir en armonía en un mismo espacio (Julie, 2009), su perspectiva no es romántica al saber que puede fracasar la relación, pero que, como comenta Julie, no pueden  garantizar nada, existe la posibilidad de fracasar –como en todas las relaciones- pero se tiene la intención de realizarlo lo mejor posible (2009) y lo demuestran teniendo estrategias y negociaciones constantes como Ingo (2009) ante la perspectiva de E en cuanto a la cantidad de gente en casa  o esperar a tener hijos con L(2009).

 

Honestidad y compromiso

Elementos que rescata Klesse (2006) dentro de las relaciones del poliamor son la comunicación, negociación, auto-responsabilidad, involucramiento emocional, intimidad, comprensión, todas ellas unidas a la cualidad dominante: honestidad, cito: “Honestidad como el eje básico del poliamor” (Klesse, 2006, p.8) al igual que Julie (2009) quien nos dice que independiente de la forma de establecer tu relación, vivir juntos, separados, tener dos parejas, tres, la base es: honestidad.

 

Hamel (2006) al hablar de la familia tradicional nos describe una serie de funciones no esenciales, entre ellas la comunicación, al igual que Ingo (2009) quien nos dice que los problemas pueden evitarse mientras haya una buena comunicación, hablarlo todo desde el inicio, y lo vemos también con  Julie (2009) quien dice que no se le esconderá nada a Mayan –su hija- y que sabrá todo desde un inicio.

 

Ingo recuerda que el valor de comunicación y honestidad no es exclusivo de las relaciones poliamorosas (parejas o familias), pero definitivamente el discurso y la práctica van de la mano y se ejercen en estas relaciones, y más aun, de manera efectiva.

 

 

Discusión

En definitiva el aniquilar el orden patriarcal de una sola vez no es tarea fácil, evidentemente no podemos eliminar los roles prestablecidos, como el modelo de maternidad donde la mujer era necesaria para cuidar a la prole, que  se ha ido desechando al incorporarse instituciones al cuidado de niños y ancianos (Carandell, 1972) se tiene el poder adquisitivo para pagar cuidados desde el bolsillo materno. Actualmente no es difícil escuchar a madres jóvenes, nos dice Castillo,  la paradoja en la que se encuentran al no adaptarse al modelo de maternidad que tienen sus madres y al no saber cual sería o es el suyo “suelen emerger sentimientos de angustia y culpa, al no saber cómo manejar o construir sus propias vidas, ahora que, además, son madres (2008). Así Sheff (2005) en su estudio sobre subjetividades femeninas nos dice que si bien muchas mujeres que ejercen el poliamor expresan tener una felicidad por la liberación de las funciones tradicionales, culturales y restrictivas, también revelan una experiencia simultánea de terror y dolor por pérdida del papel tradicionalmente reconocido (Sheff, 2005)

 

En este apartado describiré XX formas concretas en las que estos roles, este sistema patriarcal es reproducido, y si bien es obvio que algunas partes se reproducen por estar inmersos en le sistema, mi aportación es aunar detalles de lo que he notado, de este orden en las narrativas elaboradas. Trataré de describir la lógica que opera en estas formas de reproducción, el explicar que esta sucediendo para que, dentro de un modelo diferente de familia –poliamorosa- un modelo que rompe esquemas, se sigan repitiendo, qué es lo que hacen las personas que ejercen el poliamor para entrar en estas dinámicas.

 

Si bien es cierto lo que Castillo (2008) sostiene,  que los cambios en la familia y organización también sugieren cambios en las representaciones de maternidad, agregaríamos en los significados de paternidad y maternidad, se investiga actualmente el como la mujer a cambiado su rol “madre tradicional” y como existe un re-acomodo en sus prácticas actuales tales como los hijos, el trabajo, la pareja y una activa vida social (Castillo, 2008), pero también podemos darnos cuenta que este cambio de roles esta sujeto a condiciones de orden social y biológico. Por ejemplo, Ingo(2009) nos dice que en este momento E no tiene pareja porque su tiempo lo ocupa atendiendo al bebe que requiere ser amamantado y es él quien se encarga de salir de casa, hacer compras y trabajar. Aunado a ello, el hecho de que E goce de una baja laboral de un año lo que la hace estar todo el día en casa al cuidado del bebé y L -la otra pareja de Ingo- va a la casa solo en calidad de visita y cuando lo hace, su papel es de ayudar con el bebé a E para que pueda hacer cosas y despejarse. Esto nos hace enfocarnos en como pesé a las condiciones del poliamor, el rol de mujer-madre que se dedica a la crinaza de los hijos, lejos de desaparecer o difuminarse, se asienta, no solo por el papel de E sino por la ayuda que brinda L en su papel de mujer/amiga

 

En relación con la investigación de Sheff que nos habla también del papel del hombre poliamoroso que simultáneamente redefine su masculinidad y resiste la hegemonía masculina. (Haritaworn, et al.  2006) y podemos ver en el caso tanto de Ingo como de Julie que son los hombres de ambas participantes quienes tiene dos relaciones establecidas con mujeres, si bien es cierto que mis participantes no buscan representatividad, me cuestiona el encontrarlo de esta manera y aunarlo a que discursivamente estén abiertos a tener más parejas hombres, en el caso de las mujeres y en la realidad esto no suceda es de tomar en cuenta para esta discusión una vez más circunstancias de las respectivas madres biológicas que son claras, aunque las otras dos mujeres involucradas no tiene establecida ninguna relación formal con otra persona. Esto me lleva a pensar que tanto el poliamor es una forma de ver, una perspectiva y no necesariamente un asunto pragmático. Ingo (2009) nos ejemplifica esto cuando nos cuenta  que un amigo le decía ¡Qué poliamorosas somos! De manera irónica pues en las reuniones siempre eran los mismos, también nos dice que no es que hagan falta más personas sino que lo importante es la postura que se tiene ante la pareja, de no controlar, no quitar la libertad al otro, dejar que el otro se mueva libremente. La justificación de Julie es su entrega por Mayan (2009) la de Ingo (2009) el decir que fue mayor cambio el que ya no tenga tiempo para establecer una relación de pareja con otra persona por estar al cuidado del bebé  y que actualmente tenerlo implique mayor tensión, menos tiempo y atención para otras personas, no a nivel de compromiso ni emociones, solo en lo práctico.

 

Finalmente rescato el comentario de Julie (2009) en cuanto a las labores del hogar al decirnos que las tareas de casa estaban repartidas entre dos al vivir con Roland y adaptándose a los cambios, ahora que son tres, Laurel y ella se encargan un poco más de la casa, aunque hay una señora que va a limpiar una vez por semana.

 

 

Conclusiones

A lo largo de este trabajo pudimos construir una definición de poliamor que incluyera elementos como: compromiso, simultaneidad, respeto y bienestar por el otro, que no aparecían en otras investigaciones. También nos acercamos al concepto de familia considerando el establecer una definición como escasa o generalizada y votamos por construir modelos de familias pues esta no perecerá aun con los cambios que ha sufrido

 

Considero pertinente el realizar una entrevista a profundidad o un estudio de caso para poder adentrarse más en los significados de roles de género y visualizar sus fronteras y como se difuminan al ejercer el poliamor y hasta donde se logran desaparecer los parámetros del patriarcado en este tipo de relaciones, así como acecarse al concepto y funciones de vínculos filiales y parentesco que de estas relaciones se derivan.

 

Anexos

Direcciones de sitios web donde pueden encontrase

Guión

Textualización Ingo

Textualización Julie



[1] Traducción propia.

[2] Se adjunta el esquema del guíon en los anexos

[3] Aun así me parece que la calidad de las narrativas hubiese aumentado si factores como el económico (para el transporte a los sitos o el no poder pedir permsos en mi trabajo), tecnológico (falta de una laptop o robo de la grabadora) o geográfico (Barcelona- Sitges-Canyelles) no hubiese marcado tanto