03. Antecedentes

Antecedentes

 

El término poliamor es acreditado a Morning Glory Zell en 1990 aunque laidea sobre el poliamor viene del discurso de los 70’s y se ha visto más en laliteratura  a partir de los 90’s yrecientemente incluido en el diccionario Oxford (Haritaworn, Lin y Klesse,2006).

 

SegúnHaritaworn, Lin y Klesse, el poliamor se describe como una forma de relacióndonde es posible y válido mantener relaciones íntimas y sexuales a largo plazo, con múltiples parejas demanera simultánea (2006, p.3)[1]Aclarando que no responde a preferencias sexuales, no es sexo casual oswingers.

 

También sepuede acuñar el término de relaciones múltiples, al rescatar que implica nosolo, o no necesariamente, relaciones físicas sino emocionales, de amor.(Klesse, 2006). Klesse realiza entrevistas para poder estudiar los discursosque se realizan alrededor del término poliamor. Dentro de las entrevistas quehace hay un acercamiento al por qué acuñar poliamor y no otra palabra, dehaberse hecho la traducción total en griego, poli – muchos y filia -amor,se le hubiera dado una carga negativa, patológica y estigmatizada y era justoesto lo que se deseaba evitar. Es por ello que se ha unido poli con el término latino amor.(2006) Recordemos que dentro de la sociedad, existen parámetros sobre el comovivir, que recursos tener, que prácticas sociales son aceptadas o no, etcétera,todo ello bajo los términos de normalidad/anormalidad (Rose en Montenegro yPujol 2003).

 

El Poliamorsurge en la concurrencia de un número de discursos de emancipación sexual queactualmente tratan de promover lenguajes, pautas éticas, proponer estilos devida, relaciones sexuales e intimas alternativas que vayan mas allá de la“Monogamia compulsiva” (Haritaworn, Lin y Klesse, 2006) Aun así debemos sercautelosos hablando de este tema, pues nos puede llevar a hablar de él porejemplo, desde un lugar de poder, de opresión, como un factor separado y nocomo un eje que atraviesa y ayuda a su comprensión. (Haritaworn, Lin y Klesse,2006) Pues aun surgiendo en estos tiempos de cambio, sigue estandoestigmatizado por palabras como libertinaje.

 

El hecho depracticar este tipo de relaciones conlleva a conclusiones inmediatas y en sumayoría erróneas, dichas desde la carente falta de compromiso, de madurez, decapacidad para establecer una relación monógama, acatarse a las normas,adaptación, venir de una familia disfuncional o el pensar que tu pareja actualno “vale la pena” o no es “suficiente” o, como comenta Haritaworn, Lin y Klesse(2006) patologizarte, no confiar en ti y fotografiarte hasta con padresdisfuncionales. La sociedad occidental tiene un modelo de pareja dondeel poliamor no se justifica, algunas personas lo consideran antinatural por lanormalización tan grande con la que la sociedad vive y se ha desarrollado. Comonos dice Foucault, “el poder de normalización obliga a la homogeneidad” (2005,p. 126), pero a su vez deja espacio para las desviaciones o para determinarniveles.

 

 

Dentro delestudio de Klesse (2006) se hacen notar tres temas relevantes y reiterativoscuando se habla de poliamor:

 

1.                 El amorque debe existir en las relaciones de poliamor.

2.                 Elénfasis en disminuir la importancia  enel sexo.

3.                 Que nonecesariamente las personas que practican el poliamor debe estar de acuerdo enuna única definición.

 

En cuanto alpunto uno solo cabe decir que es esencial para poder hablar de una relaciónpoliamorosa incluir el tópico del el amor. Es decir, que la relación per se estará fundamentada en el amorque existen entra las partes que lo integran. Este es un punto de importante dediscusión, dentro de, por ejemplo comunidades como la cristiana, donde la basede las relaciones es también el amor. (Klesse, 2006).

 

En cuanto alpunto dos, las personas que practican relaciones poliamorosas encuentrandifícil que “los otros” entiendan el cómo se puede tener una relación con másde una persona. Se necesita una comprensión hacia este “amar a más de uno”,fuera del control que se pueda ejercer en las emociones, siguiendo a Adriana(Gil, 1999) que nos dice que tenemos que desplegar un tipo de control parapoder sentir correcta o adecuadamente, pues la sociedad espera uncomportamiento ante determinadas situaciones (Stenner, 2004). Es por ello queAdriana Gil nos sugiera que “las emociones se deben hablar en colectivoconversacional” (1999, p. 28).

 

Así tambiénse necesita una comprensión sobre cómo sostener una relación íntima sin tenersexo de por medio, lo confunden  con una“buena amistad” una relación cercana, pero no relación de pareja. Lo que sevalora dentro de estas relaciones es la posibilidad de que todas las personasinvolucradas mantengan una relación intensa e intima con el otro. El tener unacuerdo sobre la no exclusividad abre un mundo de oportunidades para enriquecera las personas y a la relación. El hecho de no mantener relaciones sexuales noimplica que se tenga menos compromiso, afecto o atención, se toma de maneraseria igualmente. Así la idea de una relación íntima, intensa amorosa –sexual ono- es tema central de las relaciones poliamorosas (Klesse, 2006). Además,según los poliamorosos, ellos suelen tener menos parejas sexuales que laspersonas que practican la monogamia (Klesse, 2006).

 

Una manerade describir este acercamiento al poliamor lo dice Cath, una de las entrevistadasde Klesse: “his approach to polyamory as a process of moving from friendship topartnership, implying a fluid continuum between these relationship forms”(Klesse, 2006, p.6).

 

Es tantocomo desaparecer esos límites entre pareja y amistad, como poder caminar sobreellos, de un lado hacia el otro, desdibujarlos, empaparse de unos y otros. Estarelación con sus pros y contras de cada parte, se enriquece y confluye. Paradescribir esto Klesse (2006) utiliza la palabra molde, como algo que se dibuja e instala en la mente, es justo eso,tener un molde para los amigos, los colocas y encaja, y uno para las parejas,al no tener estos moldes que llenar, las relaciones son mas ricas que cuadradoso círculos, más aún, al no colocarlas a todas en esas modalidades, respetamosla individualidad, independencia y autonomía de cada persona.

 

Para lospoliamorosos la sexualización de la amistad puede funcionar y elevar el nivel de relación de amistad a relación depareja, o terminar por no funcionar y seguir llevando esa relación de amistadinicial, sin que esto signifique sexo casual Muchas veces puede ser el iniciode una larga relación, discurso que comparte con otras comunidades (gay,lesbianas, bisexuales, queer) (Klesse, 2006).

 

En cuanto altercer punto, se hace una debate entre definir relaciones poliamorosas yno-monógamas, una definición amplia dice en cuanto al primero que incluyediferentes estilos de involucrarse de manera múltiple e intima, comopolifidelidad, matrimonio de grupo, relaciones primarias abiertas a tenersecundarias, affaires, sexo casual o involucrarse con más personas[2].De manera responsable, las partes deben conocer y compartir este consenso.(Klesse, 2006).

 

Este tipo deexplicación implica dos elementos importante: consenso y honestidad, mientrasque la primera implica negociación, la segunda es un requisito para hacerloposible. “Honestidad como el eje básico del poliamor” (Klesse, 2006, p.8) Otroselementos importantes que rescata Klesse (2006) son la comunicación,negociación, auto-responsabilidad, involucramiento emocional, intimidad,comprensión, todas ellas unidas a la cualidad dominante: honestidad.

 

Engels a lo largo de su obra El origen de lafamilia. La propiedad privada y el estado (1977) nos lleva a cuestionarnostérminos como monogamia que hoy en día lo asumimos como intrínseco eindispensable, presentándonos trabajos de Letourneau, Westermark y Espinas quienes nollegan a  ninguna conclusión contundenterespecto a la monogamia, poligamia o poliandria, nos hablan de promiscuidad yde cómo sería inexplicable que la humanidad como sociedad organizada que somos,llegara a serlo, si tomáramos como referencia animales mamíferos.

 

Respectoal tema de la fidelidad en concreto, Engels (1977) basado en la división deetapas de familia de Morgan explica la abolición del derecho materno, y cómo,el instaurarlo por línea paterna, desemboca grandes cambios.

 

Paraempezar, el poder recae total y completamente en el hombre y la finalidad no esotra que tener hijos consanguíneos, es decir el peso no esta en ser «fieles»,sino en la autenticidad de la paternidad, esto porque los hijos serán en un futuro herederos inmediatos de susbienes. Por otro lado se debe asegurar que la mujer sea casta y fiel no porquerepresente una deshonra para la familia, sino porque un hijo fuera delmatrimonio implica un heredero también, de los bienes paternos. El concepto deculpa no era pensado como lo tenemos ahora, no es de sorprendernos que se tengamás miedo de lo que la sociedad piensa que del hecho en si, como en el contextocristiano el cual se basa en las cosas que se “deben y no se deben hacer”(Stenner, 2004).

 

Lafidelidad del padre en cuestión no es exigida o cuestionada, ya que él no esquien concibe, se le da derecho a tener una concubina y hacer «uso» de susesclavas, finalmente la mujer es castigada si promueve una práctica sexual queno implique una oportunidad de reproducción y es colocada en el papel de ser “la madre de sus hijos legítimos, la quegobierna la casa y dirige a las esclavas” (Engels,  1977, p.80).

 

Así se instaura la monogamia para la mujer, no asípara el hombre y si bien hace fuertes los vínculos entre hombre y mujer, no esjustificada por ningún tipo de sentimiento o amor sexual, recordemos que lasuniones eran solo convenciones. Queda pues esta relación  definida como “la primera forma de familiaque tuvo por base condiciones sociales, y no las naturales; y fue más que nada,el triunfo de la propiedad individual sobre el comunismo espontáneo y primitivo(Engels, 1977, p. 83).

 

Se tienen formas de sentir bien o sentirmal, siguiendo a Adriana (2002) cuando describe una de sus perspectivasestudiadas, sentimientos como algo malo y emociones como algo bueno; ambosdentro del marco de las afectividades. Así, Stenner (2004) cuestiona estadicotomía y la aterriza en términos de connotaciones morales. Hay entoncesafectividades apropiadas e inapropiadas, dependiendo de la situación y lapersona involucrada. Stenner (2004) sigue a Rom Harré y lo llama “moral order”.Dentro de este orden moral, podríamos decir que se establece una dicotomíaentre una recompensa o un castigo que el resto de las personas, la sociedad, sedebe posicionar al respecto. Entonces cabe la pregunta de cuales son lasafectividades adecuadas, qué momentos o con quienes se deben sentir  esas afectividades, cómo es que se gestionan.

 

A lo largo de esta investigación trabajarésobre las afectividades, sentimientos y emociones así como el orden moral;temas que aun me falta desarrollar. Estas afectividades, entendiéndolas siempreen relación con el poliamor, me son útiles para conocer lagestión  afectiva en situacionesemergentes de las personas que practican el poliamor. Insistiendo en aclarar quéentendemos por situaciones emergentes, se trata de cualquier situación a resolveren una relación poliamorosa, diferente a las que se puedan presentar en unapareja tradicional.

 

 



[1] Traducción propia.

[2] Seprofundizará en estas definiciones para tener clara la diferencia y el conceptode poliamor