Diseño

Teniendo claro qué lo que quiero estudiar se relaciona con la afectividad, comienzan a aparecer preguntas relacionadas con cómo estudiar esto... ¿Cómo conocer sobre lo afectivo?, ¿dónde lo estudio?

Ya he argumentado que la afectividad es social, sin embargo creo que se encarnan en cada una de nosotras, formando parte de nuestra narración sobre una misma.

Lo afectivo pasa a ser parte de nuestra subjetividad. “Las emociones están en lo más fisiológico de cada uno de nosotros, pero no porque sean un hecho meramente psíquico o fisiológico si no porque son la materialización y el dispositivo de control social que nuestro modo de vida actual requiere. Para tener emociones, sentimientos y afectividad hoy por hoy hay que interiorizarlos” (Gil, 1999:130)Esta interiorización pasa a ser parte de nuestra propia narración.

Gergen propone que “las narraciones del yo no son impulsos personales hechos sociales, sino procesos sociales realizados en el enclave de lo personal” (Gergen, 1996:257). Entonces, si entiendo que lo afectivo es social y las narraciones del yo son la manera que tenemos de verbalizar la interiorización de esos procesos sociales, las narracionesson el “espacio” que me permite llegar a estudiar lo afectivo.

La inmaterialidad de lo afectivo está mezclada con las significaciones y narraciones que hacemos de nostras mismas y de nuestras experiencias. “Las narraciones son formas de inteligibilidad que proporcionan exposiciones de los acontecimientos en el tiempo. Las acciones individuales adquieren su significado del modo como están incrustadas en el interior de una narración. Del mismo modo, las expresiones emocionales son significativas (en realidad fructifican al valer como emociones legítimas) sólo cuando están insertadas en secuencias particulares temporales de intercambio. En efecto, son constituyentes de las narraciones vividas” (Gergen,1996:) De acuerdo con esta cita, las emociones, o lo afectivo, no está en el aire, descontextualizado. La afectividad está inserta en un contexto determinado, es producto y producción de experiencias sociales determinadas.

Las narraciones del yo son la forma de conocer lo afectivo en relación a experiencias concretas. Por tanto, para saber sobre afectividad necesito contextualizar las narraciones en ciertas experiencias personales.

Como el interés del estudio que aquí propongo se centra en la relación de lo afectivo con lo político, específicamente, en el proceso de politización de una persona, necesito conocer las narraciones que hacen personas politizadas sobre sus experiencias ligadas a la politización, y desde ahí develar como lo afectivo va cruzando esos relatos.

Propongo entonces trabajar mezclando enfoque biográfico con producciones narrativas. La primera como una técnica que permite recolectar información con foco en las trayectorias vitales, y la segunda como complemento metodológico.

Enfoque biográfico: Relatos de vida

Propongo estudiar la relación que hay entre lo político y lo afectivo en las trayectorias política de personas que participan en movimientos sociales a través de las narraciones que ellas mismas hacen sobre sus experiencias ligadas a la politización.

En este sentido me enmarco en las producciones biográficas en tanto es uno de los métodos que mejor permite recoger-escuchar la narración de una persona, con sus tiempos, sus énfasis y sus significaciones (Bertaux, 1999)  y es un método que pone en evidencia los mecanismos transaccionales e intermediarios entre lo individual y lo social (Cornejo, 2006), en tanto este  método permite la convergencia entre  el testimonio subjetivo de un individuo y una socialidad determinada: las normas, la vida, los valores sociales de una época específica (Pujades, 1992)

En términos generales el enfoque biográfico se refiere a la narración o enunciación que un sujeto hace de su vida o de fragmentos de ésta (Cornejo, 2006). Son muchas las técnicas y nombres asociados a la categoría enfoque biográfico. La principal distinción es entre relato e historia de vida. En ingles se diferenciaba story telling de history telling como métodos distintos de producción biográfica. En castellano hemos traducido estos conceptos como relatos de vida e historias de vida respectivamente.

Norman Denzin en su libro The research act: a theoretical introduction to sociological methods (1970) establece una definición que permite diferenciar ambos conceptos. Relato de vida se refiere a la construcción de un relato biográfico específico por parte de una persona. La historia de vida es más parecida a un estudio de caso, en tanto se refiere al estudio de la historia de una persona a través de distintas fuentes de información (como entrevista a la propia persona, análisis de documentos, entrevistas a terceros, contraste con sucesos históricos, etc.). Para este estudio propongo trabajar con relatos de vida, focalizando en un área específica: las trayectorias políticas de los participantes.

Para distintos autores la utilización de enfoque biográfico en investigación implica una postura epistemológica y ética determinada (Correa, 1999; Cornejo, 2006; Bertaux, 1999).

Epistemológicamente, implica una comprender que la realidad es una construcción intersubjetiva y que no está afuera de una. Asumiendoe sta intersubjetividad, para la investigación esto implica que en la construcción de conocimiento participan tanto el investigador como el investigado, generando un relato mediado por las motivaciones y las experiencias de ambos. La subjetividad por tanto se asume como parte del conocer.

Con respecto a la ética de la investigación, este enfoque rompe con la tradición asimétrica de investigación en Ciencias Sociales. Investigador e investigado son sujetos que construyen juntos una narración. Se establece, por tanto, una relación de colaboración entre ambos. “Este enfoque responde "desde dentro", desde el marco de referencias de los propios actores involucrados a las preguntas que nos formulamos; a la búsqueda de (inter) subjetividades en la manera de conocer; y a la creencia en una relación directa entre el observado y el observador” (Cornejo, 2006:99). En este sentido el método escogido para el trabajo ene sta investigación es concordante con el marco epistemológico que he definido en la metodología de la investigación.

Producciones Narrativas

Continuando con las reflexiones metodologicas de este estudio, si bien el enfoque biográfico tiene una ética y una epistemología concordante con la posición que he expuesto previamente, considero que este enfoque no aborda la perspectiva parcial del conocimiento planteada por Donna Haraway (), aspecto que, como ya he expuesto, es parte relevante de mi postura epistemológica. Es por esto que me interesa complementar, o buscar una mezcla, entre el enfoque biográfico y las producciones narrativas, tomando de estas últimas la relevancia de situar el conocimientos en un contexto específico, a través de la búsqueda de una articulación entre investigadora y participante, entendiendo que el conocimiento no es total ni relativo, sino que se encuentra en conexión de posiciones en un espacio situado concreto.

Desde la postura epistemológica  que sostengo (compartida por las producciones narrativas como método), no se espera que el conocimiento parcial sea una representación de la realidad, ni tampoco hay una intensión totalizante con la generación de conocimiento respecto al fenómeno propuesto. Lo que se espera es poder abrir nuevos espacios para la comprensión de la afectividad y de la participación política, difractando la mirada y focalizando en los efectos del conocimiento, como comprensión política  del hacer investigación (Balasch y Montenegro, ).

En concreto, el método de producciones narrativas propone el desarrollo de un texto conjunto entre investigadora y participante, generando un relato que exprese las ideas de manera organizada y argumentativa, y no sólo como se vayan produciendo en la narración de la entrevistada. El producto final de una narrativa es la explicación sobre el tema a estudiar, a diferencia del producto de los relatos de vida que son un texto que luego es utilizado como material de análisis. La elaboración de este texto conjunto implica que la investigadora construye un texto, desde su propio lenguaje, a partir de las narraciones del participante, incorporando en él las explicaciones teóricas que permiten dar cuenta del fenómeno de estudio.

Se continuá trabajando en conjunto sobre el texto, alcanzándose “la finalización del bucle con la aceptación expresa de la participante que la narración muestra su visión sobre le fenómeno” (Balasch y Montenegro, )

Participantes del estudio

Diversos autores  (Pujadas, 1992; Bertaux, 1999; )que se refieren al método biográfico proponen dos criterios centrales para la selección de los participantes en una investigación que utiliza relatos biográficos: el criterio de muestra o muestréo teórico y el criterio de saturación.

El muestreo teórico se refiere a la búsqueda por parte de la investigadora de relatos que correspondan a una diversidad de criterio, como por ejemplo trabajando con personas que pertenecen a distintas variables predefinidas de manera cualitativa  o cuantitativa. “El investigador no puede estar seguro de haber alcanzado la saturación sino en la medida en que haya buscado conscientemente diversificar al máximo sus informantes” (Bertaux, 1999:8)

La saturación en tanton se refiere al momento en que el material de análisis no aporta nueva información, percibiendose, por parte de la investigadora, una saturación con respecto a los objetivos planteados.

Por tanto, para este estudio propongo seleccionar las participantes utilizando estos dos criterios. En concreto, respecto al muetreo teórico propongo trabajar en primer lugar con un análisis tipológico y luego complementar este trabajo, hasta lograr la saturación teórica, mediante método constructivo.

El análisis tipológico consiste en la elección de los participantes del estudio de acuerdo a su representatividad dentro de una categoría específica, la que puede definirse según  tipos de personalidad, comportamientos o convivencias, pertenecia a grupos sociales, etc (Pujadas, 1992). Como categoría inicial pretendo trabajar con participantes de movimientos sociales que se definen a partir de elementos identitarios (por ejemplo, movimientos homosexuales, feministas o de migrantes) y otras personas de movimientos no identitarios (por ejemplo, movimientos antiglobalización, por la vivienda, ecologistas), con la intención inicial de contrastar la relacion entre afectivida y política en las narraciones de personas que participan en movimientos que en su definición incluyen elementos afectivos (relacionados con la identidad) y otros que no.

En una segunda etapa propongo ocupar como criterio de selección de participantes el método constructivo, que se refiere a la elección de participantes según un criterio definido durante la investigación, estableciendo "una relación dialéctica entre los postulados teóricos previos a la revisión del material empírico y los hechos presentados por estos" (Pujadas, 1992:53). Más concretamente, me interesa utilizar los resultados del análisis de las narrativas de la primera etapa, considerando que este análisis incorpora elementos sobre los relatos y la teoría, con el fin de seleccionar los temas o áreas a profundizar en este segundo momento hasta lograr la saturación teórica en relación a los objetivos definidos.