Sábado, Noviembre 16, 2019

Laboratorio

La prisión de Stanford

La prisión de Stanford

 01:00 

 

Image

Para el quinto día, había emergido una nueva relación entre los guardias y los prisioneros. Los guardias ahora tenían problemas en su trabajo más fácilmente que antes. Se había convertido en un trabajo en ocasiones aburrido y en ocasiones interesante. Pero era un trabajo largo, de ocho horas. Los guardias podían caracterizarse como adscritos a uno de tres grupos.

Estaban los guardias duros pero justos cuyas órdenes estaban siempre dentro de las reglas prescritas. Había algunos guardias que eran los chicos buenos según los prisioneros, que sentían auténtica lástima por los prisioneros, que les hacían pequeños favores y que nunca los castigaban. Y finalmente, aproximadamente un tercio de los guardias eran extremamente hostiles, arbitrarios, con inventiva en sus formas de degradación y humillación, y parecían disfrutar a fondo el poder que ejercían cuando se ponían el uniforme de guardia y andaban por el pasillo con la porra en la mano. Ninguno de nuestros tests de personalidad predijo esas extremas diferencias entre prisioneros o guardias y sus reacciones a las condiciones de emprisionamiento.

 

Image

Cada prisionero se enfrentó a su manera con la frustración, el sentido absoluto de falta de poder y el creciente sentido de indefensión y  desesperanza. Al principio algunos de los prisioneros lo haciendo siendo rebeldes, incluso peleándose con los guardias. Un prisionero desarrolló una erupción psicosomática en todo su cuerpo cuando supo que se solicitud de libertad había sido denegada; tuvimos que llevarlo al dispensario estudiantil donde fue tratado y luego liberado. Cuatro de los prisioneros reaccionaron emocionalmente, desmoronándose como una forma de conseguir escapar pasivamente haciendo que los tuviéramos que dejar. Algunos intentaron enfrentarse siendo buenos prisioneros, haciendo todo lo que los guardias querían. Uno de ellos incluso fue apodado por los otros prisioneros y guardias como "Sargento", porque era muy militar en la ejecución de las órdenes.

Al final del estudio, los prisioneros estaban desintegrados, como grupo e incluso un poco como personas. Ya no eran un grupo, sino simplemente un puñado de individuos, de una forma similar a como vemos a los prisioneros de guerra americanos en la guerra de Korea, o en pacientes hospitalizados. Estaba claro que los guardias habían ganado el control total de la prisión, y que tenían el respeto de cada prisionero, o, más adecuadamente, la obediencia de cada prisionero.

 

Image

Vimos un acto final de rebelión. El prisionero #416 fue admitido el miércoles de entre los que teníamos en reserva. Intentó hacer frente a la situación negándose a comer, iniciando una huelga de hambre..

Este era un último fútil intento de un prisionero de mostrar su individualidad negándose a comer. Los guardias intentaron que comiera, pero no lo consiguieron. Esto suponía una oportunidad para que los otros prisioneros se reorganizaran y solidarizaran tras este nuevo acto de rebelión. ¿Qué hicieron? ¿Cómo manejaron esto los guardias?

Bien, los guardias hicieron todo lo que pudieron para intentar hacerle comer a la fuerza. Incluso intentaron que los otros prisioneros le hicieran comer. Empezaron a castigar a sus compañeros de celda si él no comía, y finalmente incluso amenazaron con eliminar las horas de visita del jueves por la noche, una hora antes de que llegaran los visitantes, si #416 no comía.

Entonces los prisioneros explotaron, no contra los guardias por la regla arbitraria, sino contra #416, chillándole, maldiciéndole, diciéndole que tenía que comer, que ellos iban a tener problemas por su estúpido acto de desafío. Entonces los guardias cogieron a #416 y lo llevaron al 'agujero', aislado, durante tres horas, aunque según su propia norma el límite era una hora. Aún así, él se negaba. En este momento debería haber sido un héroe para los otros prisioneros. ¿Pero qué era? Se había convertido en un buscaproblemas. Así, el jefe de los guardias, ante esta situación les dio una alternativa a los prisioneros. Podían hacer que #416 terminara su aislamiento si aceptaban darle alguna pequeña cosa -su manta. O, si se negaban a dársela, #416 seguiría aislado toda la noche. ¿Qué crees que eligieron?