Domingo, Noviembre 17, 2019

Laboratorio

La prisión de Stanford

La prisión de Stanford

 01:00 

 

Image

Los guardias eran especialmente duros con el cabecilla de la rebelión, el prisionero #5401. Después supimos cuando censurábamos el correo de los prisioneros que era un activista radical.

Se había presentado voluntario con la idea de desenmascarar nuestra investigación que erróneamente pensaba era una herramienta del establishment para encontrar formas de control de los estudiantes radicales. De hecho, había planeado vender la historia a los periódicos clandestinos de Berkeley, The Barb y The Tribe, cuando hubiera acabado el experimento. Sin embargo, incluso él se introdujo tanto en el rol de prisionero que se sintió orgulloso de ser elegido líder del Comité de Quejas de la Prisión de Stanford como le contó en su carta a su novia.

Image

Muchas de las quejas del Comité de Quejas, que tenían que ver con actividades de recreo y rehabilitación, fueron ignoradas, por supuesto, hasta que el personal se convenció de que la amenaza interna a la seguridad de la prisión había terminado.

El lunes por la noche, en menos que 36 horas, nos vimos forzados liberar a nuestro primer prisionero.

El prisionero #8612 sufría un agudo disturbio emocional, pensamiento desorganizado, gritos incontrolados, y rabia. A la vista de esto, habíamos empezado también a pensar tanto como autoridades de prisión que pensamos que estaba fingiendo, es decir, que estaba intentado engañarnos. Nos llevó cierto tiempo hasta que nos convencimos de que estaba sufriendo realmente, y entonces lo liberamos.